¿Qué estás buscando?

Terremoto 27F - Edificio Alto Río derrumbado en Concepción
Calle de Chillán tras el terremoto de 1939
Terremoto Illapel 2015 - Costa de Coquimbo tras Tsunami / Carlos Ruiz

Terremotos

Publicado en: Desastres Naturales

Chile es un país que vive con la amenaza frecuente de los terremotos. La razón es muy simple: está ubicado justo en el límite entre la placa tectónica de Nazca y la placa Sudamericana.

Las placas tectónicas son grandes bloques de superficie terrestre que intentan avanzar una sobre la otra, a razón de 7 u 8 cm por año, produciendo una gran presión en las profundidades de la corteza terrestre, la cual cuando es liberada genera un terremoto.

Aunque sabemos esto, cuándo se originará un terremoto y la magnitud son imposibles de precisar con anticipación.

A su vez, Chile se encuentra inserto dentro del Cinturón o Anillo de Fuego del Pacífico, área en la cual se produce el 90% de los terremotos en el mundo.

En el siguiente link puedes descargar las recomendaciones de la ONEMI frente a los terremotos: http://repositoriodigitalonemi.cl/web/bitstream/handle/2012/1763/SISMOS.pdf?sequence=3 y maremotos: http://repositoriodigitalonemi.cl/web/bitstream/handle/2012/1711/TSUNAMI.pdf?sequence=6?sequence=1

A continuación se describen los terremotos de Illapel (2015), Cobquecura (2010), Valdivia (1960), y Chillán (1939).

 

Terremoto de Illapel 2015

 

Calles de Coquimbo tras el maremoto / Carlos Ruiz

Calles de Coquimbo tras el maremoto / Carlos Ruiz

Calles de Coquimbo tras el maremoto / Carlos Ruiz

 

El día 16 de septiembre de 2015 a las 19:54 hrs. se produjo un sismo de magnitud 8,4 en la escala de Richter, a 42 km al oeste de la localidad de Canela Baja, frente a las costas de la Región de Coquimbo, a una profundidad de 11 km. Tuvo una duración de más tres minutos.

Hubo una serie de réplicas, la mayor de magnitud 7,6.

El sismo se sintió Argentina, fuertemente en Mendoza, y también en Buenos Aires, donde algunos edificios fueron evacuados.

Generó un tsunami en diferentes puntos de la costa, pero no de gran tamaño. Las olas de mayor tamaño se registraron en el borde costero de Coquimbo, con alturas de hasta 5 metros, las cuales avanzaron 200 metros y llegaron al centro de la ciudad. Además, hubo alertas de tsunami para Perú, Hawái, Nueva Zelanda y partes de la costa oeste de EE.UU.

Se evacuaron a más de 650.000 personas. Dejó 15 personas fallecidas y 14 heridas, 64 albergados, 13.905 damnificados y 816 viviendas destruidas y 1.011 con daño mayor no habitable.

 

Terremoto y Maremoto 27 Febrero 2010

 

Mercado Central de Talca tras el terremoto / terremoto / Talca Chile | Flickr

Dichato tras el maremoto / Gabriela González

Calle de Constitución / Samuel Bravo

Edificio Alto Río derrumbado en Concepción

 

El 27 de febrero de 2010, a las 03:34 de la madrugada, se produjo un sismo de 8,8 en la escala de Richter. El epicentro fue en Cobquecura, en la costa norte de la Región de Ñuble, a 47,4 kilómetros de profundidad. Corresponde al segundo más fuerte en el país, y a uno de los cinco más fuertes que ha registrado la humanidad.

Hubo una serie de réplicas, la mayor de magnitud 6,9. La cual terminó por derribar viviendas que habían quedado en mal estado por el terremoto.

Fue percibido en gran parte de América del Sur, desde Ica en Perú por el norte, hasta Buenos Aires y Sao Paulo por el oriente. La alerta de tsunami se extendió a 53 países ubicados a lo largo la cuenca del Océano Pacífico, llegando a Perú, Ecuador, Colombia, Panamá, Costa Rica, Nicaragua, la Antártica, Nueva Zelanda, la Polinesia Francesa y las costas de Hawái.

Produjo un cambio en la rotación del planeta haciendo el día más corto en 1,26 microsegundos e inclinó el eje terrestre en un equivalente a 8 cm.

Afectó a más del 75% de la población del país, en las regiones de Valparaíso, Metropolitana de Santiago, O’Higgins, Maule, Ñuble, Biobío y La Araucanía.

Tuvo consecuencias catastróficas. Las víctimas fatales fueron 521 personas, de las cuales 181 fallecieron a causa del tsunami. Cerca de 500.000 viviendas quedaron con daños severos y más de 200.000 familias perdieron sus hogares. En las regiones del Maule y Biobió (incluyendo la actual región de Ñuble) se declaró “estado de excepción constitucional de catástrofe”.

 

Terremoto y Maremoto de Valdivia 1960

 

Calles de Castro / Pedro Encina

Barcos destruidos tras el maremoto

El domingo 22 de mayo de 1960, a las 15:11 hrs, se produjo un sismo de 9,5 en la escala de Richter. Su epicentro fue cerca de la ciudad de Valdivia, Región de los Ríos, a 25 kilómetros de profundidad. Corresponde al evento sísmico de mayor magnitud registrado en el mundo desde que existe registro instrumental, y destruyó el territorio chileno desde Talca a Chiloé.

El terremoto fue precedido por una serie de sismos de magnitudes superiores a 7 en la escala de Richter, incluyendo uno de magnitud 7,9 en Concepción el día anterior. Además, provocó la erupción del volcán Puyehue.

Tuvo una duración de alrededor de 10 minutos, fallecieron un total de 2.300 personas y 3.000 resultaron heridas. Cerca de 2.000.000 de personas perdieron su hogar.

Media hora después del terremoto, el mar empezó a retirarse a gran velocidad, y luego de 10 minutos, una ola de más de 8 metros de altura azotó la costa a más de 150 km/hr, destruyendo todo a su paso. Más tarde una ola de más de 10 metros de altura volvió a azotar la costa de la ciudad.

El tsunami destruyó íntegramente poblados como Puerto Saavedra, Corral y Queule. Sus efectos llegaron a otras partes del Océano Pacífico, dejando consecuencias catastróficas en Japón, Hawai, California y Nueva Zelanda.

Debido a los desmembramientos de tierra en los cerros causados por el terremoto, se tapó el desagüe del río Riñigüe hacia el río San Pedro, amenazando con inundar pueblos y la parte baja de Valdivia. Durante dos meses trabajaron intensamente hombres de la más diversa condición, contra el tiempo y las condiciones climáticas, con el fin de evitar una avalancha hacia el mar de las aguas y el sedimento acumulado, logrando evitar una tragedia aún mayor, en lo que se conoció como la “Epopeya del Riñigüe”.

 

Terremoto Chillán 1939

 

Calle de Chillán tras el terremoto

Visita del presidente Pedro Aguirre Cerda a Chillán inmediatamente tras el terremoto / Pedro Encina

 

El martes 24 de enero de 1939, a las 23:32 hrs, se produjo un sismo de 8,3 en la escala de Richter. El epicentro fue en Quirihue, en las cercanías de la ciudad de Chillán, Región de Ñuble, a 100 km de profundidad.

Se percibió entre Arica y Aysén, con distintas magnitudes. Fue un evento muy particular, ya que se trató de un sismo intraplaca, que ocurrió al interior de la Placa de Nazca, y no entre las placas de Nazca y Sudamericana, que es como ocurren con la mayor parte de los sismos significativos en Chile. Además, generó un aumento de 1 metro en la altura de la Cordillera de la Costa, entre los ríos Itata y Biobío.

Tuvo una duración de alrededor de 3 minutos y ostenta el triste récord de víctimas fatales en la historia de los terremotos en Chile, con 24.000 personas fallecidas.

La ciudad más afectada fue Chillán, donde manzanas completas de casas y más de la mitad de las construcciones se desplomaron. La nube de polvo que se generó tardó días en disiparse. La catedral resultó muy dañada, y posteriormente fue reemplaza por el edificio actual. Se interrumpieron los servicios de electricidad, teléfono, telégrafo y la estación de ferrocarril quedó en el suelo. También la ciudad debió enfrentar las enfermedades, la escasez de agua potable y alimentos. Por su parte, tuvo serias consecuencias para el territorio nacional, ya que provocó la pérdida del 25% de la producción agrícola del país

Como consecuencia de esta tragedia, el gobierno del presidente Pedro Aguirre Cerda empezó a exigir nuevas normas de ingeniería en las construcciones y regularizó la edificación de viviendas por medio de una ley. También se crearon la Corporación de Reconstrucción y Auxilio (actual ONEMI) para prestar ayuda a los damnificados, y la Corporación de Fomento y Producción (CORFO), con el fin de iniciar la industrialización del país.

Compartir