¿Qué estás buscando?

Aluvión de Chollay 2017
Calle de Copiapó después del aluvión del 25M 2015 / Cristian Fabian

Aluviones

Publicado en: Desastres Naturales

Los aluviones son flujos de barro donde el agua arrastra el material suelto por una pendiente (ladera, quebrada o cauce) por acción de la fuerza de gravedad.

Puede viajar muchos kilómetros y alcanzan una gran velocidad. Aumentan de tamaño a medida que avanzan debido a que incorporan el material que encuentran en el camino, como rocas, árboles, ramas, etc.

Los aluviones se generan principalmente por intensas precipitaciones en la cordillera, con isotermas cero más altas de lo normal, que evitan la formación de nieve, produciendo lluvias que escurren por las pendientes y quebradas.

Sus consecuencias pueden ser catastróficas, provocando incluso pérdidas de vidas humanas, cortes de suministros de servicios básicos, cortes de caminos y puentes, y cuantiosos daños materiales.

En el siguiente link puedes descargar las recomendaciones de la ONEMI frente a los aluviones: http://repositoriodigitalonemi.cl/web/bitstream/handle/2012/1715/ALUVIONES.pdf

A continuación se describen el aluvión del Río Chollay (2017) y de Atacama (2015).

 

Aluvión Río Chollay 2017

 

Aluvión Río Chollay

Aluvión Río Chollay

 

El día domingo 22 de enero de 2017, alrededor de las 22:40 hrs, el río Chollay, ubicado en la Provincia del Huasco, Región de Atacama, se desbordó, generando deslizamientos de sedimentos y barro. Esto fue provocado debido a las precipitaciones altiplánicas que afectaron el sector alto del valle.

El aluvión produjo cortes de caminos, puentes y pasarelas. Además de la interrupción del suministro de los servicios básicos de energía eléctrica y de agua potable, en la localidad de Chollay, afectando a alrededor de 1.500 personas, dejando 40 damnificados y a 360 personas aisladas.

 

Aluvión Atacama 2015

 

Calles de Copiapó después del aluvión del 25M 2015 / Cristian Fabián

Calles de Copiapó después del aluvión del 25M 2015 / Cristian Fabián

Calles de Copiapó después del aluvión del 25M 2015 / Cristian Fabián

Calles de Copiapó después del aluvión del 25M 2015 / Cristian Fabián

 

El día 25 de marzo de 2017 ocurrió el aluvión más destructor que se tenga recuerdo en el desierto de Atacama. Corresponde a un fenómeno del cual no se tenía registro hasta esa fecha. En la alta cordillera de la Región de Antofagasta se registraron 8,2 mm de agua caída en un intervalo de 15 minutos mientras en la zona precordillerana de la Región de Atacama, fueron 11 mm en 30 minutos, esto equivale a un año de precipitaciones de Copiapó, pero en 30 minutos.

En condiciones normales la isoterma 0 ºC se encuentra entre los 1.000 y 2.000 m.s.n.m, pero en este caso, la nieve partió sobre los 3.500 m.s.n.m, por lo que la lluvia no se acumuló en forma de nieve, sino que escurrió en forma de agua.

En total, fueron 18 aluviones que dejaron un saldo de 35.086 damnificados, 2.071 viviendas destruidas y 6.253 con daño mayor, y lamentablemente provocaron la muerte de 31 personas, y 16 desaparecidos.

El aluvión afectó a varias ciudades y poblados, con nefastas consecuencias.

Diego de Almagro, a 150 km de Copiapó, quedó inundado en barro, con zanjas de hasta 3 metros en la zona urbana, afectando cerca del 50% del territorio cívico.

Copiapó, la capital de la Región de Atacama, sufrió con el desborde del río del mismo nombre. Las calles parecían verdaderos ríos y arrastraban todo a su paso, incluso algunos vehículos.

El desborde del río Copiapó también afectó a localidades como Los Loros, Nantoco, Tierra Amarilla y Paipote.

El Salado, ubicado a 35 km de Chañaral, terminó completamente devastado por la crecida del río del mismo nombre.

En Chañaral, ubicada a 196 km de Copiapó, quedaron destruidas edificaciones construidas en el cauce de la Quebrada del río Salado, y en su desembocadura, donde se formó un triángulo de grandes proporciones y la línea de costa avanzó al menos 700 metros tierra adentro.

Debido a la gravedad de las circunstancias, el Gobierno decretó Estado de Excepción Constitucional de Catástrofe.

Compartir